Seguridad para las empresas

En un mundo que tecnológicamente sigue creciendo día con día, el uso del internet y las tecnologías de la información son prácticas que las empresas tienen cotidianamente. Sin embargo, utilizarlos representa cierto riesgo en cuanto a su seguridad informática pues constantemente se exponen a fugas de información, las cuales muchas veces no son perceptibles.

Ante este panorama, se deben tener cuidados generales y específicos para el correcto resguardo de los datos que se manejan dentro de las empresas y tener planes de contingencia en el caso de que ocurra alguna fuga.

¿Qué información se puede filtrar?

Cuando un equipo de cómputo u otro dispositivo se encuentra conectado a la red, es posible que por medio de ciertas “trampas” cibernéticas se pueda acceder prácticamente a cualquier información que éste contenga. Desde contraseñas, datos personales, financieros o documentos; de un solo equipo o de varios conectados a un mismo servidor.

Debe llevarse a cabo un análisis de los posibles riesgos en cada área, además de delimitar la información a la que cada colaborador tiene acceso, pues es más recomendable separar y clasificar la información para tener un mejor control.



¿Cómo empezar a cuidar la información?

Es importante que dentro de las empresas, los colaboradores sepan cuáles son las medidas de seguridad mínimas que existen para el resguardo de información pues las fugas informáticas se generan desde cualquier equipo o dispositivo conectado a la red, y saber cómo prevenirlas concierne a todos por igual.

Tener un manual de buenas prácticas al cual todos los colaboradores tengan acceso nunca está de más; dichas prácticas dependen en gran parte del análisis previo del manejo de la información dependiendo de las actividades y funcionamiento de cada empresa.

A decir de los expertos, los cuidados en el manejo de la información no deben obviarse pues pueden haber prácticas que para algunos colaboradores resulten básicas pero que otros no consideren importantes , por ejemplo el cambio continuo de las contraseñas o las actualizaciones de los antivirus y protectores de datos.

Las conexiones privadas dentro de las empresas e incluso usar navegadores alternos (incógnitos), son buenas maneras de comenzar a cuidar los datos que dejamos en internet pues son una barrera más ante las posibles amenazas de infiltración o fuga de datos.

Para saber más sobre este tema, los invitamos a seguir los artículos que estaremos publicando durante todo este mes y a estar pendientes de nuestro próximo Webinar que se realizará en el mes de Noviembre.






   

Suscríbase a nuestro boletín electrónico

* Campo requerido